Las nuevas tecnologías, no están sirviendo para mejorar la confianza, si no, para reducirla luego de la aparición de la Fake News;  porque la falsa noticia se vuelve exitosa, cuando los usuarios comienzan a debatirla, aún  sin la evidencia de ser auténtica.

Al respecto, opina Noam Chomsky: “En las sociedades democráticas, el Estado no puede controlar el comportamiento por la fuerza. Por lo tanto, tiene que controlar lo que piensas. Una de las maneras de controlar lo que la gente piensa es creando la ilusión de que hay un debate en curso”.

El efecto Trump y los sismos volvieron a México el país más desconfiado a nivel global respecto a las noticias falsas. De acuerdo con el Trust Barometer 2018, realizado por Edelman, 80% considera a la información falsa como un arma que puede influir en su toma de decisiones, pero también revela que  las “fake news” no son lo único de lo que desconfiamos, sino también  en el gobierno, con un nivel de  28%, 15% por debajo de la media mundial.

El concepto de noticias falsas adquirió significado en las agencias de inteligencia (CIA, FBI y NSA) de EU y,  consideran la información no producida o controlada por el gobierno como fake. “En un mundo donde la tecnología de la información se ha hecho increíblemente influyente, se ha vuelto esencial para algunos gobiernos controlar y, si es necesario, distorsionar la información”.

Los especialistas piden responsabilidad a los medios de comunicación y verifiquen las fuentes para reducir el efecto de la falsa información, porque quienes controlan los órganos de internet y de la comunicación son quienes también pueden controlar nuestras ideas, alimentándonos con noticias falsas. Como dijo George Bush, “ocuparlas es como una catapulta de la propaganda y la gente acabará creyéndolas”.  O la versión del periodista de investigación, Derrick Broze:  “Noticias falsas son las nuevas armas de destrucción masiva”

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *