La guerra sucia y la rendición del PRI


El PRI ya llegó a una conclusión, que las mexicanas y mexicanos los ven como un sinónimo de corrupción. Si en algún momento la ciudadanía les dio el beneficio de la duda de que había nacido un Nuevo PRI, pues ahora ya no les cree nadie. El supuesto nuevo PRI fueron los “Duarte” y sus desvíos multimillonarios; Monex, Soriana y Odebrecht; la estafa maestra, los amaños en las licitaciones; y qué decir de los Roberto Sandoval o Borge.

Eso explica los absurdos ataques que han comenzado contra Ricardo Anaya. Nuestro candidato tiene una trayectoria limpia e intachable, y se ha convertido para millones de personas en la antítesis del PRI. Mientras López Obrador se arrima y coquetea con la “mafia del poder”, hasta el grado de ya no ser una amenaza para los corruptos, Anaya habla de instituciones, castigos a la corrupción y justicia. ¿A quién le va a tener más miedo el PRI? ¿Al López Obrador que pacta con Napoleón Gómez Urrutia o la maestra Elba Esther Gordillo? ¿O a Ricardo Anaya que promete justicia, rechaza cualquier alianza con líderes corruptos y exige a los ex gobernadores para que enfrenten a las autoridades y devuelvan lo que robaron? AMLO promete amnistías, Anaya promete justicia y combate a la impunidad. Pequeña diferencia.

La desesperación del PRI se percibe. Están haciendo hasta lo imposible por hacer pensar que su candidato tiene vida. Van de ocurrencia en ocurrencia, y de mentira en mentira. A diferencia de los priistas y de Morena, en nuestra Coalición Por México al Frente tenemos un compromiso ineludible con una Fiscalía Autónoma, con un 3 de 3 de máxima publicidad-como el que presentó Anaya-, y con un Sistema Nacional Anticorrupción que frene los abusos de gobernadores. Por ello, el PRI comienza una estrategia de lodo, para acusar a nuestro candidato de algo que no tiene ni pies ni cabeza.

La estrategia de ensuciar a Anaya como medicina para rescatar a su candidato durará meses. Mientras tanto se van a querer olvidar de los miles de millones de pesos que se van en empresas fantasmas, como recientemente lo ha manifestado la Auditoría Superior de la Federación. Se van a querer olvidar que la corrupción les negó las posibilidades a las y los mexicanos de tener un tren de alta velocidad entre México y Querétaro. Que la corrupción ha hecho que la educación esté detenida, el IMSS colapsado, Pemex apunto de tronar. Anaya ha respondido y responderá a cualquier acusación porque no tiene nada que temer, esperemos que las instituciones y en particular la PGR, dejen de ser utilizadas por el PRI-Gobierno para combatir a sus opositores. La guerra sucia ha comenzado.

Lic. Verónica B. Juárez Piña

Comentarios

Previous Mujer se pinta el cabello mientras viaja en autobús (VIDEO)
Next Segundo lugar