Si cualquiera de los candidatos fuera ya presidente de la República y en verdad quisiera cumplir algunas de sus promesas económicas de campaña, el país ya estaría en crisis, el tipo de cambio se habría desbocado y las calificadoras habrían desplomado la calificación de México.

El problema es que todos los candidatos sólo proponen gastar y gastar o reducir los ingresos públicos.

Por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador, el más “gastalón” de todos, propone otorgar una beca de 2,300 pesos mensuales a 300,000 universitarios de bajos recursos, lo cual en el año representa un gasto de 8,640 millones de pesos, pero también propone contratar a 2 millones 300,000 jóvenes y pagarles 3,600 pesos mensuales, con lo cual gastaría 99,360 millones de pesos anuales.

No hay forma de que haga recortes presupuestales suficientes para que el presupuesto público tenga esas partidas. Ni siquiera si él y todo su gabinete hasta niveles de director se bajaran el sueldo a cero.

Si a estas propuestas se le suman las de aumentar el salario de la burocracia media y baja a partir de 2019, modernizar seis refinarías, por cierto, terminando de modernizarse y arrancar dos más, pues no hay dinero que alcance.

Ricardo Anaya también quiere gastar en una propuesta para otorgar pensión universal a todos los mexicanos sólo por el hecho de serlo. El gasto es monstruoso. Una pensión de mil pesos mensuales a 120 millones de habitantes es tanto como 1.4 billones de pesos al año, el 20% del presupuesto.

Anaya dice que es una propuesta avalada por el premio nobel de economía, Milton Friedman, lo cual es mentira.

En su obra Libre para decidir, Friedman propone un ISR negativo como un camino de transición para que el ciudadano pase de la pobreza a sostenerse por sí mismo y, al mismo tiempo, que se eliminen los programas asistencialistas y la burocracia que se hace cargo de ellos.

José Antonio Meade también propone gastar más, probablemente más que AMLO y Anaya, ya que propone un Registro Nacional de las Necesidades de Cada Persona.

¿Y qué supone que le van a pedir? ¿Trabajo y obligaciones?

Luis Enrique Mercado

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *