¿Por qué pedimos el voto útil?      


Andrés Manuel López Obrador difícilmente contará con el apoyo de la mayoría de la ciudadanía. Sus ideas, anacrónicas, suelen alejar a millones de mexicanas y mexicanos que quieren un cambio, pero uno viendo al futuro. Que no quieren al PRI de Enrique Peña Nieto, pero que tampoco están dispuestos a encontrar soluciones en las fórmulas fracasadas del pasado. Por ello, cada que López Obrador sentía la victoria en sus manos, una mayoría de electores, que se definen como indecisos e independientes, apostaban por el candidato que pudiera detener a López Obrador.

En la actual elección, la contienda está clarísima entre Ricardo Anaya y López Obrador. De acuerdo con Massive Caller, casa encuestadora, la ventaja se redujo a siete puntos después del debate. Prácticamente, el candidato presidencial del Frente logró reducir la desventaja a la mitad tras su contundente actuación en el debate. Y es que las y los mexicanos pudimos ver a un candidato sin ideas y sin respuestas como López Obrador frente a un Anaya con un proyecto claro y sin temor a responder ningún cuestionamiento. Nadie puede negar las diferencias entre los dos candidatos: la incongruencia de uno y la contundencia del otro están ante la mirada de cualquiera.

Y es aquí en donde se abre la oportunidad del llamado “voto útil”. Sólo Anaya puede detener a un eterno presidenciable como López Obrador que tiene las mismas mañas corruptas del PRI y aparte hay que agregarle sus obsoletas ideas económicas. Con sus propuestas, México retrocedería aún más en materia de democratización, libertad de expresión, equidad, fortalecimiento institucional. Hemos criticado severamente al PRI por su uso faccioso de las instituciones, ¿y qué decir de alguien que cree que la política es él? ¿Qué decir de un candidato que quiere que censuren documentales que no le gustan? ¿O qué decir de un aspirante a la Presidencia que se permite jugar con el estado de derecho y la impunidad? ¿Qué decir de alguien que quiere devolverle su poder a Elba Esther Gordillo y a Napoleón Gómez Urrutia? AMLO es el PRI y nada más.

Ante esta posibilidad, en el Frente queremos apelar al votante indeciso para que piense en quién es el mejor candidato para impedir esta restauración y quién es el candidato que mejor abraza un proyecto de futuro. Nuestras propuestas están claras y es la antítesis de lo que simbolizan el PRI y Morena: queremos instituciones fuertes, una democracia sólida y un México de ciudadanas y ciudadanos. No queremos un país subordinado a un caudillo, sino un México en donde las y los ciudadanos sean los verdaderos protagonistas. Por ello, López Obrador recela de la sociedad civil; porque no la puede controlar, porque no responde a sus designios absolutistas. El voto útil es la apuesta por un país en donde quepamos todas y todos, y no sólo los leales a un líder. El proyecto de la Coalición Por México al Frente es el de las y los ciudadanos que exigen combate a la corrupción, a la impunidad y que quieren rendición de cuentas. No queremos ni el México de Peña ni el de Echeverría. Sino el país del futuro, el que construye con sus ciudadanas y ciudadanos.

Lic. Verónica B. Juárez Piña

Dirigente Nacional del PRD

Comentarios

Previous Llaman a prevenir el cáncer de ovario
Next Recuento de Daños