EL MÉXICO DE LA BARBARIE CONTRA LOS NIÑOS


Por Darío Alvarado

 

Los hechos de sangre que ocurren a diario en México en verdad no dejan de sorprenderme. Ayer se dio una de esas noticias que hasta los periodistas odiamos contar: la niña Flor Itzel Cruz Aureles, de seis años de edad, fue asesinada de un balazo en la sien.

 

El cuerpo de la pequeña Flor Itzel fue hallado ayer por la mañana al fondo de un barranco en la comunidad Ixhuacatla, perteneciente al municipio Chiconcuautla, municipio de la sierra norte de Puebla.

 

¿Hasta dónde ha llegado la barbarie en nuestro país? Antes y ahora vemos la brutalidad de la guerra entre las bandas del narcotráfico y la masacre contra jóvenes y adultos hasta normal se nos hace, pero cómo entender que le quiten la vida a una niña de una balazo en la cabeza.

 

Ayer la Fiscalía de Puebla anunció también que hay cinco sujetos detenidos en la agencia del Ministerio Público de Huauchinango, y que se les abrió la carpeta de investigación número 679/2018 por el delito de homicidio.

 

Esta noticia me quita la esperanza de que México será un país mejor, donde los niños puedan vivir en libertad de violencia, abusos de cualquier tipo y rodeados del amor de sus padres y madres.

 

Pero cómo anhelar eso para los niños y niñas, si en ocasiones son los propios padres , quienes deben cuidarlos y darles amor, los que causan el daño en el hogar.

 

Flor Itzel llevaba dos días desaparecida, por cierto en situaciones muy extrañas, porque el martes 23 de octubre la niña no acudió a la escuela por un problema de salud y de pronto desapareció y nadie volvió a saber nada de ella.

 

Cómo es posible que tu hija se desaparezca de tu casa y no la busques apenas no la veas. Como padres nos pasa que tenemos hijos pequeños en el hogar y apenas se nos escapan de la vista y nos volcamos a encontrarlos. Pero cómo es que Evangelina Aureles Santiago, de 41 años, denunció la desaparición de su hija horas después de “no verla”. Es algo inexplicable y que en verdad no entiendo.

 

Hoy Flor Itzel tendría que estar en su casa jugando y disfrutando de la vida, pero sujetos desalmados –no puedo evitar usar adjetivos- le cortaron de tajo la vida con un balazo. Hoy el pueblo de San Lorenzo Tlaxipehuala, perteneciente al municipio de Chiconcuautla, llora la muerte de la niña y nosotros los adultos que debemos de velar por que los niños no mueran, sino que vivan y se conviertan algún día en el futuro de este país, no hacemos nada para protegerlos. Estamos fallando.

 

Comentarios: directorgeneral@moreloshabla.com

Comentarios

Previous Detiene la Policía Morelos al hijo de "El Carrete" en Jojutla
Next